Logo
1

Qué es una CDN y para qué sirven

Josep Garcia

8 Jul 2024

Josep Garcia

Qué es un CDN, la guía de HostingExperto.es

¿Sabías que hay una forma supersencilla de hacer que tus sitios web carguen rápido, sin importar dónde se conecte tu audiencia?

¡Eso es gracias a las CDN, o Redes de Distribución de Contenidos!

Yo las uso para todos los sitios que manejo porque son increíblemente fáciles de implementar y los beneficios  son magníficos; te los detallo abajo.

Básicamente, una CDN es como tener una red de almacenes en varios puntos clave alrededor del mundo, cada uno con una copia de tu sitio web. Cuando alguien quiere ver tu sitio, le llega desde el almacén más cercano, lo que acelera tu sitio web de una forma dramática.

Lo cierto es que estas redes han ido añadiendo funciones y ahora hacen un montón de cosas más (p.ej., optimización de imágenes o código), te lo desgrano todo en los siguientes párrafos.

¿Qué es un CDN? (Red de distribución de contenidos)

Es un tipo de infraestructura informática en la que se entrelazan varios ordenadores distribuidos geográficamente en varios data centers. Estos almacenan parte de la información y el contenido de los sitios web y los servirán al usuario final.

Sus ventajas son que:

  1. Mejoran la disponibilidad del servidor (uptime).
  2. Hacen que el tráfico sea menos pesado.
  3. Mejoran la eficiencia y hacen que cargue más rápido.
  4. Optimizan, en ocasiones, la entrega del contenido (p.ej. imágenes).
  5. Añaden medidas de seguridad extra para prevenir ataques informáticos.

Mapa mental de un CDN

Esta mejora en los tiempos de carga se debe a que la CDN guarda parte de la info y del contenido que los usuarios piden. Así que hay copias del contenido repartidas por varios lugares del mundo. El usuario final recibirá todos estos archivos desde el nodo de la CDN más cercano.

Es por esto que las CDN son superútiles para sitios web que tienen visitas de diferentes áreas geográficas. Por ejemplo, si apuntas tanto al mercado europeo como al latinoamericano, una CDN puede mejorar un montón el funcionamiento del sitio web.

En las imágenes de abajo se comparan dos pruebas de velocidad hechas con Pingdom a una página web alojada en Reino Unido. Estas pruebas han sido realizadas desde Dallas, muy lejos de Estados Unidos. A la izquierda, sin CDN activado, y a la derecha usando el plan gratuito de Cloudflare.

SiteGround test con y sin cdn

Fuente: HostingExperto. Test de velocidad de carga del mismo sitio web sin CDN (izda.) y con CDN (derecha).

Pese a ser un servicio de CDN gratuito y que cuenta con alguna limitación que otra, se puede ver como existe una mejora sustancial en el tiempo de carga y el rendimiento según Pingdom.

¿Cómo funciona una CDN?

Las CDN simplifican mucho las cosas en el backend. Imagina que cada vez que alguien quiere ver un vídeo o descargar una imagen de tu página, esa petición viajara desde la otra punta del planeta. Sería muy ineficiente que tuvieras que mandarle a un visitante que se encuentra, por ejemplo, en Argentina, el contenido de tu sitio desde España.

Es como un equipo de relevos en una carrera: en lugar de pasar el testigo (en este caso, tu contenido) a través de una larga distancia hasta llegar al espectador, lo pasa al corredor más cercano.

Una CDN guarda copias de tu contenido en múltiples lugares, cada uno llamado punto de presencia (PoP). Estos PoP están estratégicamente ubicados por todo el mundo. Cuando alguien solicita acceder a tu sitio, la CDN entrega el contenido desde el PoP más cercano al usuario, y no desde donde está alojado originalmente tu sitio. Esto reduce significativamente el tiempo de carga porque la distancia y recorrido que los datos necesitan viajar es mucho menor.

Nodos de la red de Cloudflare

Nodos de la red de Cloudflare

Las grandes empresas de CDN como Cloudflare y Akamai tienen miles de estos nodos (PoP), asegurando que, sin importar dónde se encuentre visitante, el acceso a tu contenido es mucho más rápido.

Explorando los beneficios de una CDN

Además de hacer ‘volar' tu sitio web, una CDN te aportará más ventajas en el día a día, te detallo las principales.

  1. Mejora de velocidad: Como ya te he explicado, las CDN disminuyen la distancia física entre el servidor y el usuario. Esto reduce la latencia y mejora la velocidad de carga de la página.
  2. Menos coste de ancho de banda: Al almacenar versiones cerca de los usuarios finales, las CDN minimizan la cantidad de datos que deben transmitirse desde el servidor principal. Así, si tu hosting te limita el tráfico mensual, esto te ayudará a ahorrar.
  3. Seguridad: Las CDN pueden proteger a los sitios web contra ataques DDoS distribuyendo el tráfico a través de múltiples servidores y evitar que tu sitio web ‘se caiga' por sobrepasar la capacidad del servidor.
  4. Manejo de picos de tráfico: Resultan muy útiles en momentos de picos de tráfico elevado, como durante campañas de marketing o lanzamientos de productos. Contribuyen a distribuir la carga y mantener el rendimiento del sitio web.
  5. Experiencia de usuario y SEO: Un sitio web que carga rápidamente mejora la experiencia del usuario, lo que puede traducirse en una mayor retención de visitantes y mejores tasas de conversión. Además, si quieres recibir tráfico orgánico (SEO) tener un sitio rápido es crucial también.
  6. Escalabilidad: Las CDN ayudan a las páginas web a lidiar con más visitas sin tener que gastar en más servidores.
  7. Optimiza contenido multimedia: Las CDN son ideales para sitios con contenido multimedia, ya que mejoran la carga y la transmisión de videos, imágenes y otros archivos grandes, asegurando una entrega sin interrupciones.
  8. Optimizaciones: Muchas CDN, como Cloudflare, traen muchas opciones para optimizar el código y contenido de tu sitio. Por ejemplo, es posible minimizar el código de tu sitio, reducir el tamaño de las imágenes o diferir la carga de contenido.

Tipos de contenido que puede manejar una CDN

Las CDN no solo aceleran la entrega de contenido, sino que también son versátiles en el tipo de contenido que pueden gestionar de manera efectiva. Vamos a explorar cómo manejan tanto contenido estático como dinámico:

  1. Contenido estático: Este tipo de contenido no cambia independientemente del usuario que lo solicita. Incluye imágenes, hojas de estilo CSS, y archivos JavaScript, entre otros. Las CDN almacenan este contenido en sus servidores distribuidos, permitiendo que se cargue más rápidamente cuando un usuario lo solicita desde cualquier parte del mundo.
  2. Contenido dinámico: A diferencia del estático, el contenido dinámico cambia en función de la interacción del usuario o de su contexto. Por ejemplo, imagina un comparador para buscar vuelos donde añades las fechas y destino. Las CDN más modernas utilizan tecnologías avanzadas como para procesar y entregar este tipo de contenido también.
  3. Transmisión de medios: Las CDN también son fundamentales para la transmisión de contenido multimedia en tiempo real o bajo demanda, como vídeos y música. Optimizan la entrega de estos archivos grandes y reducen la carga en el servidor principal.
  4. Aplicaciones web y API: Esto es un poco técnico, pero las CDN pueden echar una mano para que las aplicaciones web y API vayan más finas. Es clave para que las apps funcionen como la seda.

Fastly, optimicación y entrega de imágenes

Fastly, optimicación y entrega de imágenes

Esta flexibilidad hace que las CDN sean una herramienta indispensable para cualquier tipo de contenido online; no solo para sitios web estáticos, sino también para sitios dinámicos y apps.

Consideraciones al elegir una CDN

Cuando te toque elegir una CDN para tu sitio, piensa que estás buscando un compañero de equipo de confianza que pueda ayudarte a llevar tu sitio al siguiente nivel. Aquí te dejo algunos puntos clave que siempre tengo en cuenta antes de decidirme por una:

  1. Ubicación de los servidores: Para mí, es fundamental que los servidores estén cerca de mi audiencia. Esto garantiza que las páginas carguen rápidamente, mejorando la experiencia del usuario. Busca una CDN con una buena cobertura global o servidores cerca de donde tienes tu mayor base de usuarios
  2. Precios y planes: Hay tantas opciones que a veces puede ser abrumador. Yo prefiero empezar por evaluar cuánto tráfico manejo y qué servicios adicionales podría necesitar, como seguridad extra o funciones avanzadas. Ten en cuenta que hay CDN gratuitos si no tienes presupuesto para esto.
  3. Soporte técnico: No hay nada peor que enfrentarte a un problema técnico y no tener a quién recurrir. Asegúrate de que tu proveedor ofrezca un soporte técnico rápido y en tu idioma, o uno que hables.
  4. Seguridad: Este es un punto no negociable para mí. Evalúa bien qué tipo de protección ofrece cada CDN contra amenazas como los ataques DDoS y asegúrate de que incluyan certificados SSL/TLS.
  5. Funciones adicionales: Algunas CDN ofrecen extras como optimización de imágenes y código o firewall de aplicaciones web. Si te preocupan aspectos como el rendimiento o la seguridad a nivel más técnico, estas funciones pueden ser un verdadero cambio de juego.
  6. Facilidad de uso: Finalmente, si algo no es fácil de usar, simplemente no lo usarás tanto. Busca una CDN que te haga la vida más fácil, no más complicada.
  7. Tiene tu hosting un CDN: Si el alojamiento que elijas tiene ya una red de CDN integrada (o pre-integrada), igual es mejor que uses esta para evitar incompatibilidades.
  8. Precio: El coste de una CDN puede ser un problema para muchos, pero hay proveedores que ofrecen una versión gratuita (por ej. Cloudflare) y algunos hostings web incluyen una CDN en sus planes (por ej. Hostinger).
  9. Opciones de personalización: Algunos proyectos necesitan más opciones de personalización que otros, evalúa el que tú necesitas. Por ejemplo, reglas de caché personalizadas o capacidades de purga específicas, asegúrate de que la CDN que elijas pueda proporcionarlo.

Filtros de seguridad de CloudFlare

Filtros de seguridad de CloudFlare

Estos puntos adicionales te ayudarán a tener una visión más completa al momento de decidir qué CDN se adapta mejor a tus necesidades y a la infraestructura existente de tu sitio web.

Conclusiones finales

Típicamente, un CDN es una solución que pequeños y medianos sitios web pueden implementar y costear sin mucho esfuerzo. De hecho, existe algún proveedor (p.ej. CloudFlare) que ofrece un servicio gratuito de CDN, eso sí, con alguna limitación. El cloud hosting es mucho más costoso y típicamente está indicado para sitios web más grandes.

> Puedes leer más sobre los mejores hostings en nuestras reseñas.

 

Imágenes: Flickr (Christi Gain), Wikimedia, Flickr (jacinta lluch valero) y Wikipedia (DavidinNJ)

Josep Garcia
¡Hola! Soy Josep, editor en HostingExperto y me apasiona el mundillo de la creación web e internet. He probado más hostings de los que puedo recordar y comparto mis conocimientos por aquí. Si tienes alguna pregunta no dudes en dejar un comentario.